El ejército español en 1936

Alberto Arzanegui
Este artículo apareció en el boletín El Miliciano, nr. 1 (1993)

 

El Ejército español representó el papel fundamental en el alzamiento militar de julio de 1936. Parte del mismo se constituyó en la columna vertebral del bando nacionalista en la Guerra Civil. La otra, la gubernamental, no fue aprovechada de la misma forma. Al poco tiempo será disuelta. Esta era su situación en el verano del 36.

Mayoritariamente en su conjunto, el Ejército había adoptado una postura pasiva ante el advenimiento de la República. Las nuevas autoridades civiles acometieron una rápida reforma, principalmente reduciendo el número de oficiales. Así, en apenas un año, se había pasado de 190 generales y 20.303 jefes y oficiales a 72 y 13.032 respectivamente. Pese a todo, el objetivo declarado de esta medida, el ahorro, no se consiguió. Antes bien, todo lo contrarió: aumentó. Esta y otras decisiones no crearon más que malestar y descontento entre los militares profesionales. El otro gran propósito, el de recluir al ejército en los cuarteles tampoco se cumplió. Constantemente se recurrió a sus servicios para mantener el orden en el campo y en la ciudad. Tropas marroquíes intervendrán por primera vez en la Península con ocasión de la rebelión de Sanjurjo. La creencia de que el Ejército era la última y la única fuerza capaz de imponer el orden se extendió entre la sociedad.

 

La reforma y los recursos militares

Se acometió una reducción de los efectivos militares en función del contingente que proporcionaba el servicio militar obligatorio, la carga económica que podía soportar el presupuesto del estado, las necesidades reales de la defensa nacional y la conveniencia de que el ejército no estuviera en desproporción con los principios de una prudente política nacional orientada hacia el mantenimiento de la paz en el exterior y la conservación y defensa del orden y de las libertades públicas en el interior. Al menos, estos eran los motivos y condicionamientos oficiales. Como consecuencia, el Ejército quedaba constituido de la siguiente forma:

 

La estructuración teórica

El jefe supremo del Ejército era el ministro de la Guerra, cuyas facultades le venían conferidas por la Constitución y las Leyes Orgánicas en vigor. Ejercía su autoridad a través del Ministerio de la Guerra y era asesorado por el Consejo Superior de la Guerra. El mnisterio constaba de una subsecretaría encargada de la administración y un Estado Mayor Central al que le competía todo lo referente a la guerra.

En lugar de las antiguas capitanías generales, se crean ocho divisiones orgánicas que se encargan de todo lo referente a instrucción, disciplina, servicios, administración, etc, de las unidades en ellas encuadradas y de las agregadas de forma permanente. Al margen de estas divisiones, existían guarniciones y regiones autónomas como las bases navales de Cádiz, El Ferrol y Cartagena, y regiones como Asturias, Baleares y Canarias. En caso de guerra, estas divisiones se agruparían en tres cuerpos de ejército. Un primero compuesto por las divisiones 1ª, 2ª y de caballería, un segundo por las 3ª, 4ª y 5ª, y un tercero por las tres restantes. Cada división orgánica se componía de:

Independientes de estas divisiones existían las tropas de cuerpo de ejército y ejército:

Y el resto de unidades de servicios.

 

El Ejército de África

El protectorado de Marruecos se dividía en dos circunscripciones: la Oriental (zonas de Melilla y Rif) y la Occidental (Ceuta, Tetuán y Larache). Al mando se encontraba un general de división y su estado mayor con residencia en Tetuán. Las tropas eran las siguientes:

Circunscripción Oriental:

Circunscripción Occidental:

Además, habría que incluir las tropas de servicios: inten­dencia, sanidad, transmisiones­, etc, y dos compañías del mar en Ceuta y Melilla.

Durante el mandato de Gil Robles se reforzó la dotación artillera en el Protectorado con seis nuevas baterías: dos de 75, dos de 105, una de 150 y otra de 155.

Existían otras fuerzas en el continente africano que eran el Batallón de Tiradores de Ifni, creado el 11 de junio de 1.934 y con tres tábores de infantería (similar a los grupos de regulares) y una mía de caballería. Las Fuerzas del Sahara, formadas por tres guarniciones destacadas en Cabo Juby (la más numerosa con una compañía disciplinaria), Villa Cisneros y La Agüera. Secciones de las diferentes armas reunían a unos 500 hombres. Las Fuerzas Jalifianas, nacidas como guardia palaciega del Jalifa y que formarán los cuadros del futuro ejército marroquí. Eran cinco mehalas: Tetuán nº 1, Melilla nº 2, Larache nº 3, Rif nº 5 y Gomara nº 6, con cabeceras en Tetuán, Melilla, Larache, Villa Alhucemas y Xauen. Cada tábor comprendía tres mías) para un total de 360 hombres. La policía jalifiana estaba constituida por cinco mezjanias y encuadraban a unos 1.650 hombres. En Guinea existía una mínima guarnición formada por la Guardia Colonial. La constituían cinco compañías repartidas por el territorio que cumplían las funciones de policía. Las tropas de esta unidad eran mayoritariamente indígenas.

 

Efectivos

Los efectivos totales eran los siguientes:

 

Movilización

Con la reforma militar se suprimió la antigua estructura de movilización. Como organismos encargados de esta tarea, se crearon unos Centros de Movilización y Reserva, de los que dependían los individuos en esa situación militar. Estos, una vez licenciados del Ejército, pasaban a una primera situación de disponibilidad siempre perteneciendo a las unidades activas en las que sirvieron. En caso de movilización, estas reservas completarían las plantillas de las unidades existentes en un primer momento, para posteriormente desdoblar estas unidades. Los que se encontraban en la segunda situación, pasaban a depender del centro de movilización de su lugar de residencia y formarían en caso necesario unidades de reserva en un número dependiente del carácter de la movilización. Los Centros de Movilización eran dieciséis, uno por cada brigada de infantería. El reclutamiento se realiza a través de 60 Cajas de Reclutas. El número de mozos útiles para el reclutamiento y reemplazo era el siguiente (por años):

1924

1925

1926

1927

1928

1929

1930

1931

1932

1933

142.901

140.275

150.116

153.885

139.139

144.615

148.522

148.423

149.140

157.359

 

 

La situación real

En julio de 1936, las unidades del ejército no se encontraban al completo de sus efectivos. El período estival y los rumores de alzamiento habían provocado una masiva concesión de permisos. A continuación, la verdadera situación de los cuarteles, por divisiones y regiones:

 

Zona republicana

Zona nacional

Infantería

 

 

 

 

I

2.957

58%

 

 

II

785

62%

2.860

56%

III

3.838

61%

 

 

IV

4.335

61%

 

 

V

382

55%

2.618

52%

VI

1.643

84%

3.261

55%

VII

 

 

2.802

55%

Baleares

655

52%

729

57%

Canarias

 

 

1.475

58%

Artillería

 

 

 

 

I

1.632

54%

 

 

II

 

 

1.744

 

III

1.747

58%

 

 

IV

1.525

61%

 

 

V

   792

36%

  955

96% (?)

VI

   532

79%

1.242

50%

VII

 

 

1.174 

56%

VIII

 

 

1.420

 

Baleares

   836

70%

 

 

Canarias

 

 

1.008 [1]

 

Caballería

 

 

 

 

II                                      

 

 

   395

62%

III                  

   413

65%

 

 

IV                   

   800

63%

 

 

V                                        

 

 

   347

55%

VI                                     

 

 

1.207

64%

VII                               

 

 

   807

64%

Ingenieros

 

 

 

 

I

3.128

71%

 

 

II                                       

 

 

   284    

67%

III

   258

61%

 

 

IV

   268

63%

 

 

V

 

 

   488

 

VI

   233

55%

   248

59%

VIII                                     

 

 

   212

50%

 

 

En cuanto al armamento, la infantería disponía del fusil de producción propia Mauser M-1.893 de 7 mm. La ametralladora más común era la Hotchkiss M-25 de 7 mm y la pesada Hotchkiss M-14. Las unidades de élite (legión, cazadores, infantería de marina y tropas de montaña) utilizaban los subfusiles Star S 135 y Gollat de 9 m. Los morteros eran, o bien, los españoles Valero de 50 mm, o los de 81 mm que eran copias de los franceses Brandt.

La mayoría de los cañones de infantería eran los viejos Schneider M-08 de montaña de 70 mm. Las unidades de élite estaban siendo equipadas con los nuevos Arellano L-32 de 45 mm. Además de las unidades orgánicas de artillería, las de infantería disponían de algunas piezas a nivel de batallón. Así, cada batallón de cazadores, cada bandera del Tercio, cada tábor de Regulares y de los Tiradores de Ifni contaba con una pieza de acompañamiento. En el resto del ejército, cada batallón de infantería (tres por regimiento) y cada batallón de montaña disponían de lo mismo.

Cada grupo de D.C.A disponía de 8 piezas, los tres grupos mixtos reunían en total 20 piezas y un número desconocido de piezas fijas. En la guarnición de Villa Cisneros existían otros dos cañones y cada agrupación artillera en Marruecos tenía 28 piezas. Si sumamos todas las dotaciones artilleras nos da un total de 916 piezas de campaña en el ejército territorial, 88 en el de África, 192 en los regimientos costeros y 16 en los grupos antiaéreos.

En artillería la unidad básica era la batería de cuatro piezas. Al igual que media Europa, contaba masivamente con el famoso cañón francés Schneider M-06 de 75 mm que representaba alrededor del 60% de todo el parque. En teoría debía equipar a sóo dos de los grupos en los regimientos de artillería ligera aunque en la práctica constituía prácticamente los tres. Las baterías ligeras en Marruecos y las de las Islas contaban con el moderno Vickers M-22 de 105 mm fabricado en España. Los regimientos de montaña y el grupo de Asturias disponían del obús de montaña Schneider M-19 de 105 mm. Los regimientos de artillería pesada contaban con un grupo equipado con los cañones Krupp M-13 de 150 mm y el otro con obuses propios Schneider M-17 de 155 mm.

Los cuatro regimientos de artillería de costa reunían en total 192 piezas en su mayoría de carácter fijas. Se desglosaban así: el regimiento nº 1 tenía 6 baterías con un total de 24 piezas, el regimiento nº 2 tenía 13 baterías con 52 piezas, el regimiento nº 3 contaba con 16 baterías y 64 piezas, y el regimiento nº 4 disponía de otras 13 baterías con 52 piezas. Existían además piezas de estas características en los grupos mixtos de los archipiélagos, pero no se conoce el número de las mismas. Del total, 132 de ellas se encontraban entre los 101.6 y 381 mm de calibre. Muchas de ellas eran viejas piezas procedentes de navíos fijadas, aunque existía algunas baterías móviles con cañones Elswick Mark I de 127 mm y algunas piezas antiaéreas. Precisamente en este tipo de arma, existían en número aceptable las danesas M-33 de 20 mm y las ametralladoras francesas Hotchkiss de 13.2 mm. El Ejército español no disponía de cañones anticarro.

La industria militar española se concentraba en Trubia, donde se fabricaban los cañones de 45, 105 y 155 mm, además de modernizar los de 75. En Reinosa y en Placencia de las Armas también se fabricaban piezas de artillería.

Entre los dos regimientos de carros existentes sólo contaban con 20 carros operativos: 10 Renault FT-17, 5 Schneider M-16 y 5 Trubia A-4, además, existían unos 62 transportes acorazados. Todo este material era realmente anticuado. En cambio, el grupo de autoametralladoras-cañón disponía de 28 modernos vehículos blindados. Eran una versión española del camión Dodge de 1 Tm y contaba con dos ametralladoras de 8 mm.

Para acabar, las unidades de ingenieros estaban equipadas con material francés de la Gran Guerra.

Como ya se ha dicho cada regimiento de infantería disponía de una reserva de armas para constituir su tercer batallón cuando así se decidiese, los regimientos de artillería ligeros para constituir su tercer grupo y por lo general, el resto de unidades y cuerpos disponían del material necesario para equipar hasta un 25% de sus efectivos en tiempo de paz. Además, disponían de las reservas reglamentarias. En los parques divisionarios y de cuerpo de ejército se almacenaba una ingente cantidad de armas y equipo procedentes de las reservas previstas para una movilización y de los remanentes que había producido la reducción de Azaña. Se desconocen las cifras exactas de este material, aunque se calcula que ningún parque divisionario disponía de menos de 25.000 fusiles y como mínimo el doble en los de cuerpo, para un total de entre 400.000 y 500.000 en todo el ejército. Las cantidades totales de fusiles ametralladores y ametralladoras eran de 2.247 y 1.458 para el Ejército territorial y de 528 y 220 para el de África.

 

Orden de Batalla

 

Regimientos de Infantería

nº 1 Wad-Ras        Madrid       nº21 Valencia       Santander

nº 2 León           Madrid       nº22 San Marcial    Burgos

nº 3 Castilla       Badajoz      nº23 América        Pamplona

nº 4 Covadonga      Madrid       nº24 Bailén         Logroño     

nº 5 Lepanto        Granada      nº25 San Quintín    Valladolid

nº 6 Granada        Sevilla      nº26 Toledo         Zamora

nº 7 Pavía          Algeciras    nº27 Argel          Cáceres

nº 8 Vitoria [2]    Málaga       nº28 La Victoria    Salamanca

nº 9 Otumba         Valencia     nº29 Zamora         La Coruña

nº10 Guadalajara    Valencia     nº30 Zaragoza       Lugo

nº11 Tarifa         Alicante     nº31 Burgos         León

nº12 Vizcaya        Alcoy        nº32 Milán          Oviedo

nº13 Badajoz        Barcelona    nº33 Cádiz          Cádiz

nº14 Alcántara      Barcelona    nº34 Sevilla        Cartagena

nº15 Almansa        Tarragona    nº35 Mérida         El Ferrol

nº16 Albuera        Lérida       nº36 Palma          Palma

nº17 Aragón         Zaragoza     nº37 Baleares       Mahón

nº18 Gerona         Zaragoza     nº38 Tenerife       Santa Cruz

nº19 Galicia        Jaca         nº39 Canarias       Las Palmas

nº20 Valladolid     Huesca       nº40 Simancas       Gijón 

 

Batallones de montaña

nº 1 Chiclana       Figueras     nº 5 Flandes        Vitoria

nº 2 Asia           Gerona       nº 6 Garellano      Bilbao

nº 3 Madrid         Seo Urgell   nº 7 Arapiles       Estella

nº 4 Ciudad Rodrigo Barbastro    nº 8 Sicilia        Pamplona

 

Regimientos de carros de combate

nº 1                Madrid       nº 2                Zaragoza

 

Batallones de ametralladoras

nº 1                Castellón    nº 3                Almería

nº 2                Plasencia    nº 4                Manresa

 

Batallón  ciclista  Alcalá de Henares

 

Batallón Guardia Presidencial y Grupo del Ministerio de Guerra  Madrid

 

Regimientos de caballería

nº 1 Castillejos    Zaragoza     nº 6 Numancia       Vitoria

nº 2 Villarrobledo  Palencia     nº 7 Lusitania      Valencia

nº 3 Calatrava      Salamanca    nº 8 Taxdir         Sevilla

nº 4 España         Burgos       nº 9 Santiago       Barcelona

nº 5 Farnesio       Valladolid   nº10 Montesa        Barcelona

 

Grupo de autametralladoras-cañón Aranjuez

 

Regimientos de artillería ligera

nº 1                Getafe       nº 9                Zaragoza

nº 2                Vicálvaro    nº10                Calatayud

nº 3                Sevilla      nº11                Burgos

nº 4                Granada      nº12                Logroño

nº 5                Valencia     nº13                Segovia

nº 6                Murcia       nº14                Valladolid

nº 7                Barcelona    nº15                Pontevedra

nº 8                Mataró       nº16                La Coruña

 

Regimientos de artillería pesada

nº 1                Córdoba      nº 3                San Sebastián

nº 2                Gerona       nº 4                Medina del Campo

 

Regimientos de artillería de montaña

nº 1                Barcelona    nº 2                Vitoria

 

Regimiento de artillería a caballo  Campamento (Madrid)

 

Regimientos de artillería de costa

nº 1                Cádiz        nº 3                Cartagena

nº 2                El Ferrol    nº 4                Mahón

 

Grupos mixtos de artillería

nº 1                Palma        nº 3                Las Palmas

nº 2                Tenerife

 

Grupos de Defensa contra Aeronaves (D.C.A)

nº 1                Campamento   nº 2                Zaragoza

 

Grupo artillería de montaña      Oviedo

 

Regimiento de zapadores-minadores Madrid

 

Regimientos de ferrocarriles

nº 1                Leganés      nº 2                Leganés

 

Regimiento de transmisiones      El Pardo

 

Regimiento de Aerostación        Guadalajara

 

Batallones de zapadores

nº 1                Carabanchel  nº 5                Zaragoza

nº 2                Sevilla      nº 6                San Sebastián

nº 3                Valencia     nº 7                Alcalá de Henares

nº 4                Barcelona    nº 8                Gijón

 

Batallón de pontoneros           Zaragoza

 

Grupos mixtos zapadores-teléfonos

nº 1                Palma        nº 3                Tenerife

nº 2                Mahón        nº 4                Las Palmas

 

 

 

Plantillas de personal y dotaciones

                                                                                  

Unidad

Oficiales

Suboficiales

Tropa

Rto. infantería

49

87

1.122 [3]

Bon. montaña

27

45

561

Bon. ametralladoras

22

42

362

Bon. ciclista

36

74

789

Rto. carros combate

36

87

399

Gpo. Ministerio Guerra

10

17

342

Rto. caballería

35

35

558

Gpo. autoametr-cañón

16

17

174

Rto. zapadores

39

57

853

Bon. zapadores

19

27

373

Rto. ferrocarriles

38

57

779

Rto. transmisiones

56

92

783

Rto. art. ligera

32

54

628

Rto. art. pesada

31

60

576

Rto. art. caballo

44

79

967

Rto. art. montaña

34

63

924

Gpo. D.C.A

13

22

237

Bandera Tercio

21

29

618

Tábor inf. Regulares

18

21

473 [4]

Tábor cab. Regulares

17

23

317 [5]

Bon. Tiradores Ifni

31

38

1.166

 

 

Unidad

Fusiles

Fusam

Ametralladoras

Morteros

Cañones

Bon. inf.

446

16

24

17

1

Bon. montaña

541

16

8

17

1

Bon. ametra.

156

4

24

4

 

Bon. ciclista

635

28

24

28

 

Rto. Carros [6]

569

 

 

 

 

Rto. cab.       

595

15

8

2

 

Rto. art. lig.

453

 

9

 

36

Rto. art. cab.

790

 

9

 

36

Rto. art. pes.

266

 

6

 

24

Gpo. D.C.A

111

 

6

 

8

 

La dotación de fusiles del rto. de zapadores, de ferrocarriles, de transmisiones y de los bones. de zapadores era de 989, 556, 920 y 454 respectivamente. El gpo. de autoametralladoras-cañón disponía de 214 fusiles, 5 fusam y 28 vehículos.

 

Notas

1. Cifra que refleja ambas regiones: Canarias y Baleares.

2. Posteriormente se llamó de Oviedo.

3. Este regimiento es de dos batallones.

4. Del total, 394 soldados eran moros.

5. Del total, 260 eran moros.

6. Contaba con 67 vehículos.